miércoles, 20 de abril de 2011

Magna exhibición de quilts Roji-blancos





Joana Rose recibió una Quilt como regalo el día en que nació su primera hija en el año de 1957. Desde ese día, comenzó una colección que hoy cuenta con más de 1300 muestras pero con la característica de ser únicamente Quilts rojo con blanco. Hace poco la señora Rose cumplió 80 años y para celebrar ese acontecimiento decidió donar 650 de sus Quilts al Folk Art Museum - Museo de las Artes Populares- de la Ciudad de Nueva York.


Este regalo no podía pasar como cualquier otro, así que el museo decidió hacer una breve pero grandiosa exhibición en un sitio que se conoce como Park Avenue Armory, un inmenso galerón ahora utilizado para montar exhibiciones a gran escala debido a la grandiosidad de su espacio interior.

La idea de la exhibición de Quilts Rojo y Blanco se sometió a concurso entre varios de los más importantes diseñadores de eventos y la idea que ganó fue la que Ustedes podrán ver en esta serie de fotografías- dándole a las Colchas el dinamismo y la expresión visual a gran escala que llamaría la atención de gente joven, de la nueva generación que ya no ve este arte como algo exclusivo de mujeres y hombres de la "tercera edad".

La combinación de los colores rojo y blanco se comenzó a utilizar allá en el siglo 19 cuando se pudo obtener el color rojo, llamado Rojo Turco en regiones del Mediterráneo al extraerlo de plantas tuberosas. Esta increíble colección tiene muestras que datan del siglo 19 hasta el siglo 21.

En la encuesta más reciente efectuada en 2010, se pudo comprobar que simplemente en los Estados Unidos, la industria de las Quilts y todo lo que la complementa tiene una derrama de 3.6 billones de dólares! Además, las Quilters norteamericanas ahora suman ya 21 millones de personas.


Estas fotografías sumamente interesantes muestran el montaje de la exhibición utilizando una grúa y otras herramientas necesarias. De igual forma, aplicando los últimos detalles como planchar con vapor con sumo cuidado.







El artículo del New York Times comenta que esta es la primera vez que la señora Rose verá sus quilts al mismo tiempo. Ella misma confiesa al momento de entrevistarla que cada vez que adquiría una pieza, la guardaba en un armario. Jamás llevó un control de cuantas tenía ni de cuales diseños y patrones mostraban. Sus primeras compras las hizo pagando $ 5 y $10 dólares por pieza. Con sumo encanto comenta: "cuando ya me ofrecían algo por $150 dólares ya lo pensaba dos veces" (pero aquel pensamiento duraba cuestión de minutos porque de inmediato aceptaba y compraba). El Museo de Artes Populares (Folk Art Museum) de Nueva York trabajó en cercanía con ella incluso para diseñar el nombre con el que bautizarían la exposición. La señora Rose se decidió por la frase "Infinite Variety" traducido: Diversidad Infinita (o Interminable, o Incalculable) la cual es parte de una línea en la obra de Shakespeare "Antonio y Cleopatra".






Pero no todo queda allí. Esta exhibición se logró pues su marido, el señor Rose le preguntó a Joanna: ¿Qué te gustaría que yo te regalara para tu cumpleaños? A lo que ella respondió: Me gustaría festejar mi cumpleaños #80 con una exhibición de todas, pero todas mis Quilts. Desearía verlas todas, pero todas juntas. Pero mira, quiero que me hagas dos regalos: uno para mí y otro para la Ciudad de Nueva York. . ¿Me concederías mis dos deseos? Y Don Daniel Rose así lo hizo. Joanna Rose "pensaba" que poseía alrededor de unas 70-80 Quilts. Es lo que de entrada dijo a su marido. Cuando comenzaron a hacer la cuenta se quedaron estupefactos. Se montó la exhibición con 650 Quilts.






La fecha de la inauguración se aproximaba y un par de días antes y en Petit Commitée llevaron a la octogenaria ver el montaje. "Falta una" comentó. De inmediato fueron a buscar la Quilt que la dueña señalaba: aquella que tenía bordado en appliqué el Padre Nuestro. Alguien la encontró dentro de un closet y se le asignó un sitio especial en la muestra- aunque el catálogo impreso solamente señala 650 nosotros ya sabemos que hay 651.
Y cual fue el segundo obsequio? El regalo para la Ciudad de Nueva York. La familia Rose hizo una importante donación para que la entrada al público en general fuera absolutamente gratis durante los días en que estaruviera abierta la muestra.

                    Este articulo fue extraído del blog Mujeres Al Borde de Alejandra Alcántara.
                                                  Pasen a visitarlo, es muy ameno.

8 comentarios:

  1. Gaby, ya había visto esta belleza de exposición y me quedé de piedra!!!, realmente hay trabajos preciosos y la historia que tiene tras de si es una maravilla. Un besote

    ResponderEliminar
  2. Conocía la historia pero no deja de maravillarme. ¿Te imaginás ser la poseedora de semejantes quilts???!!!! ¡Me muero!!!
    Me encantó la nueva foto del encabezado, ¡no la habia visto!!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Qué pasada!!! impresionante. Desde luego, visita obligada cuando vaya a NY!!!

    ResponderEliminar
  4. Es algo maravilloso,quien pudiera verlo en persona.Besos Yolanda

    ResponderEliminar
  5. Hola Gaby, justo hoy decidí hacer un sampler de estrellas y ahora veo la que tenés en el encabezado. Divina!

    ResponderEliminar
  6. Gracias Gaby, es una información interesantísima, me ha encantado leerla, no tenía ni idea, que pases buen día!

    ResponderEliminar
  7. Me gustan mucho tus trabajos y te felicito por ellos.
    ¡son preciosos!
    Saludos
    Josefina
    tijeras y cuchara wordpress.com

    ResponderEliminar
  8. COMPATRIOTA...EXCELENTE COMENTARIO EL DE "LAS TRAPERAS"...MI ABUELA ERA UNA,RECUERDO LOS ABRIGOS,SALUDOS IRIS

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Sigueme por mail!